El hotel Waldorf Astoria de Nueva York

Es uno de los lugares más emblemáticos de Nueva York y que, concretamente se encuentra en la Gran Manzana. Es un hotel de lujo y uno de los más conocidos, que ofrecen todo tipo de detalles para la comodidad de sus huéspedes entre un ambiente relajado y rodeado de gran vida social. Vamos, que se mire por dónde se mire, este lugar lo tiene todo. Ahora ha sido vendido a una compañía china que lo seguirá manteniendo como uno de los grandes lujos de la zona pero que quizás, cambie un poco su interior a modo de decoración.

En la propia página del hotel lo presentan como un lugar lujoso, sí, pero que cuenta con esa comodidad para que cada persona pueda disfrutar como si estuviera en su propia casa y que llega cansada después de un largo día de trabajo. Nada más entrar ya nos podemos hacer una idea de lo que nos encontraremos. Su hall es muy amplio, con detalles de mármol, columnas y una decoración sencilla pero muy elegante. Cada detalle está minuciosamente elegido para cada entorno y cada ocasión. Algo que también sucede con las habitaciones. Puedes contar con una habitación que todos conocemos o con apartamentos que han sido testigos de albergar a grandes nombres célebres.

fachada hotel waldorf

Tanto las habitaciones como los apartamentos tienen una decoración muy especial y diferente con toques clásicos y una mezcla de colores suaves para hacer que la comodidad siga estando muy presente. Amplios baños, cocinas equipadas, salones con chimenea…¡todo lo que podemos soñar en un mismo lugar!. También cuenta con una zona de relax que está compuesta por el gimnasio y, como no, el Spa. Además no te puedes perder la boutique del mismo en donde encontrarás productos perfectos para tu cuerpo.

entrada del hotel waldorf astoria

Si quieres disfrutar de un entorno único no podrás perderte los cuatro restaurantes que lo componen. Cada uno cuenta con sus propias especialidades, desde desayunos a suculentas comidas. Claro que además, podrás celebrar allí diversos tipos de eventos. Al ser un gran rascacielos, es normal que albergue todo tipo de variedades, ya que de esta manera nos vamos explicando el por qué de su éxito. Si antes hacíamos mención de la situación de este hotel, hay que comentar que se ubica a poco más de un kilómetro del tan famoso Central Park y a poco más de cuatro manzanas encontrarás el Rockefeller Plaza. ¡Si es que no se puede pedir más!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *